Principios de la Asamblea Ciudadana

Descargar Archivos

 DECLARACION DE PRINCIPIOS DE LA ASAMBLEA CIUDADANA DE PANAMA. 

Nuestra historia contiene muchos ejemplos de la acción ciudadana que aportaron – a nivel local, regional o nacional- iniciativas que fortalecieron la democracia, los derechos humanos el desarrollo sostenible y la soberanía nacional. Hoy, los enormes retos y desafíos que se le presentan a nuestro país, nos convocan a continuar e incrementar nuestras luchas y mejores esfuerzos, para el logro de una vida digna del pueblo panameño.

Afirmamos que el rol esencial de la acción ciudadana de la sociedad civil es abrir y proteger el espacio de libertad en relación al Estado y al mercado; y desde este espacio aportar a la construcción de una democracia participativa y al desarrollo humano sostenible. Aspiramos a una ciudadanía que actúa con derechos y deberes, defendiendo las conquistas y construyendo colectivamente propuestas para mejorar nuestra sociedad, no a la manera de los políticos clientelistas o sus partidos, sino más bien como agentes de cambio, pues no necesitamos ser elegidos para actuar como ciudadanos y ciudadanas.

Nuestra capacidad radica en crear, dialogar, organizar, proponer luchar, denunciar, ejecutar y servir de ejemplo de dignidad, honestidad, respeto y transparencia. Somos múltiples y diversos, sin intereses antagónicos y por ello nos convocamos a crear a través de una Asamblea Ciudadana, como espacio abierto de diálogo y movilización, en el que participen actores sociales, que aunque defiendan intereses diversos y distintos, podamos articularnos en temas fundamentales para toda la sociedad.

Los panameños y panameñas sin distingo de nivel económico, edad, género etnias, ideas políticas, queremos vivir en un país donde impere:

 El fortalecimiento de la democracia participativa y de sus instituciones, en el marco de un Estado Constitucional y democrático de Derecho, donde se respeten y garanticen efectivamente los derechos civiles, políticos, económicos, sociales, y culturales de todas las personas que habitan la República de Panamá, en particular los derechos adquiridos y la profundización de la participación de los /las ciudadanos/as y sus organizaciones en todos los sectores y asuntos del Estado.

 Una educación gratuita de calidad, equidad y obligatoria, en todos los niveles preuniversitarios, que sirva fundamentalmente para hacer del conocimiento un instrumento del Estado constitucional de derecho, para un efectivo control ciudadano a fin de evitar el uso irracional del poder político, para lo cual es necesario asegurar y garantizar la evaluación y acreditación periódica de las instituciones educativas.

 El reconocimiento de la democracia como la expresión de la pluralidad, la vigencia de los derechos humanos y el protagonismo a nivel individual y colectivo, de los distintos sujetos sociales. Afirmando que se le fortalece cuando se avanza hacia la democracia participativa, de ciudadanía que es la clave de la gobernabilidad democrática. Somos vigilantes del respeto a los

2

valores de tolerancia, libertad de opinión y asociación, elementos indispensables para poder enfrentar los retos que se nos avecinan. Tal como la afirmación de la vigencia plena de las libertades democráticas como: el derecho a la reunión, asociación, organización, manifestación, e información; la tolerancia de las ideas distintas, todo lo cual es incompatible con regímenes autoritarios y represivos. El ejercicio libre y ético del periodismo y la opinión pública.

 La vigencia de los espacios legítimos de diálogo, concertación y participación en las decisiones en todos los sectores del Estado, como mecanismos necesarios para la búsqueda de soluciones a los problemas del país, a través de consultas ciudadanas como instrumento genuinamente democrático, basado en el acceso público a la información, y a un debate amplio y democrático. Además, la necesidad de incorporar en el quehacer de nuestra sociedad una justicia de paz, donde la mediación, conciliación y arbitraje sean una alternativa viable para solucionar nuestras diferencias.

 Fortalecer la participación ciudadana, modificando la legislación electoral en vista de democratizar el sistema de participación política.

 La descentralización del Estado, el fortalecimiento del régimen municipal y comarcal, la creación de mecanismos de participación ciudadana en la formación y ejecución de las políticas públicas, en la asignación de los recursos públicos y el desarrollo social.

 Una política internacional centrada en la libre autodeterminación de los pueblos, la paz, la promoción de los derechos humanos y la neutralización de nuestro país, manteniendo desmilitarizado el territorio panameño de fuerzas armadas locales y foráneas. La utilización de los recursos generados por el Canal en función del desarrollo integral y en beneficio de los más necesitados.

 El desarrollo humano sostenible que supere la brecha de la desigualdad socioeconómica, logre la democratización de la economía y la justicia social, proporcione seguridad y soberanía alimentaria, respete el derecho a un ambiente sano, a la vida, a la tierra, al agua y la consulta sobre proyectos en especial aquellos que pueden afectar a los pueblos indígenas, comunidades campesinas, afro descendientes y de otros grupos humanos que sufren exclusión.

 El derecho a un ambiente sano tanto de la presente como las futuras generaciones, como marco referencial a toda actividad o relación entre sociedad y naturaleza. La protección de la integridad física del territorio, aguas y su población con el uso sostenible de los ecosistemas. La identificación y puesta en marcha de mecanismos que aseguren que la inversión pública y privada proteja los recursos naturales y nacionales. 

 Una atención de salud gratuita suficiente y digna basada más en la prevención que en la curación. El respeto a los derechos de las mujeres a la igualdad. Un país en donde los derechos ancestrales anteriores al Estado, sean respetados y tomados en cuenta, donde se respete y garanticen los derechos ancestrales de los afro descendientes y pueblos indígenas; y se luche

3

decididamente contra todo tipo de discriminación y violencia por etnia, sexo, religión, edad o discapacidad.

 El fortalecimiento y respeto a las organizaciones campesinas, indígenas, sindicales, barriales, ciudadanas, de jóvenes y mujeres, y muchas otras, que hacen parte del movimiento social panameño.

 La revalorización de las culturas como expresión multicultural y viva, que nos proporciona identidad como panameños y panameñas.

 El impulso de un plan nacional de integridad contra la corrupción en todas sus manifestaciones públicas y privadas, en la cual además de fortalecer los controles públicos y mediáticos se impulse la auditoria ciudadana, la rendición de cuentas, el presupuesto participativo, entre otros.

Creemos que el poder emana sólo del pueblo, quien confiere a sus mandatarios la función de administrar el Estado, por lo cual afirmamos que los males de la democracia se curan con una auténtica práctica democrática y no con autoritarismos. No somos solo electores en contiendas cada cinco años. Creemos en una ciudadanía activa permanente que ejerce su derecho a decidir, opinar, a exigir, a auditar, a disentir, a colaborar +y participar, a pedir cuentas a todos los órganos del Estado, pues deben servir a la comunidad y no servirse de ella.

Todo ello nos conduce al compromiso de edificar una Asamblea Ciudadana como un espacio ciudadano plural, legítimo, participativo, múltiple, articulado y coherente con estos principios, que en permanente ejercicio de creación de una ciudadanía consciente impulse genuinamente el interés nacional a través de un proyecto de país, que impulse el desarrollo humano sostenible, con justicia y equidad social, con democracia integral participativa , para el logro de una vida digna, de todos los habitantes del Istmo.

Panamá, 28 de agosto de 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *